Blog

Archive for Nuestras cosicas

PLANOS DE LA CIUDAD DE HUESCA

El plano más antiguo de la ciudad de Huesca data del siglo XVIII, más concretamente entre 1776 y 1796, es un plano con muy poco rigor técnico, con muchas desproporciones, pero con gran deseo de ser fiel a la realidad.

image

Plano conservado en el Museo Arqueológico Provincial (1776-1796)

Otro plano posterior de la ciudad lo elaboró José Secall y está firmado el 9 de septiembre de 1861. Es un plano a escala 1:2000 y se indican caminos y carreteras de los alrededores de la ciudad, no tiene una gran perfección, pero ofrece un avance importante en relación al plano anterior.
El plano con mayor perfección técnica es de finales del siglo XIX, fue elaborado por Dionisio Casañal y Zapatero en 1891, este plano fue encargado por el ayuntamiento en el pleno del 2 de junio de 1890. Está a escala 1:2500 con curvas de nivel equidistantes 1metro. Consta de cinco hojas y tiene la particularidad de que indica en cada calle la anchura de las parcelas. Por este motivo ha sido de gran utilidad para la confección de otros planos posteriores.

image

Otros planos posteriores

image

image

image

image

Fuente y fotos: Construcciones Huesca





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

VILLA ISABEL

El complejo de Villa Isabel está situado dentro del perímetro formado por las calles Juan XXIII, Martinez de Velasco y Vicente Campo.

image

La cooperativa de viviendas fundada a finales de los años 20 y denominada Pablo Iglesias que en mayo de 1935 se transformó en la Sociedad Cooperativa de Casas Baratas La Unión Municipal Oscense. Dicha entidad estaba formada por funcionarios y trabajadores modestos con el objeto de construir para cada uno de sus socios una vivienda económica amparada por la Ley de Casas Baratas. En agosto de 1935 La Unión Municipal Oscense adquirió los terrenos del campo de deportes de Villa Isabel y en noviembre de ese mismo año se anunció que el proyecto de construcción de Casas Baratas de Villa Isabel sería expuesto en el escaparate de Nuevas Sederías.

Fuente: Arquitectura racionalista en Huesca, Alejandro Deán Alvarez-Castellanos.
Fotos: No eres de Huesca.

image

image

image





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

PLAZA DE TOROS DE HUESCA

Huesca ha sido una ciudad que ha tenido de siempre profundas raíces taurinas.

Ya el 15 de enero de 1658 se celebraron festejos de carácter taurino para celebrar el nacimiento del Príncipe Felipe Próspero, hijo del rey Felipe IV, en un paraje de forma rectangular que se llamaba “Campo del Toro” que se encontraba en el barrio de las Tenerías, más o menos donde se encuentra la plaza actual.

La primera plaza que se construyó en Huesca como tal se inauguró el 10 de agosto de 1850 sobre el solar donde había estado la Iglesia de San Juan y tuvo un continuado funcionamiento hasta que se derribó el 22 de agosto de 1920. Esta ubicación correspondería actualmente a la zona de la plaza General Alsina.

Desde que se derribó esta plaza hasta la inauguración de la plaza de toros actual el 10 de agosto de 1929 se instaló una plaza provisional de madera en la parte trasera del Casino Oscense.

Fue el club taurino San Lorenzo, apoyado por el ayuntamiento el que tomó la iniciativa de construir la actual plaza en la misma ubicación donde anteriormente estuvo el “Campo del Toro”. Esta plaza fue inaugurada el día de la fiesta mayor de la ciudad, el 10 de agosto de 1929 festividad de San Lorenzo con importantísimos acontecimientos taurinos. Debutaron los toreros Antonio Marqués, Manuel Martínez y Félix Rodríguez con toros de “Sánchez Rico”.

En la plaza se han hecho varias remodelaciones muy importantes para su imagen y su cuidado.

Actualmente cuenta con 5200 localidades. El ruedo mide 45 metros de diámetro y cuenta con un callejón de 1’30 metros, 4 vomitorios y 6 escaleras que dan acceso a la grada superior y a los tendidos.

Tiene 7 puertas de acceso sin contar la puerta grande. También cuenta con 4 amplios corrales con 10 chiqueros y desolladero. Cuenta con una amplia enfermería, capilla, oficinas empresariales y cuatro taquillas (dos de sombra y dos de sol).

La plaza de toros de Huesca ha dado lugar a cuatro alternativas.

– El 10 de agosto de 1953 tomó la alternativa Jesús Gracia, con toros de Ángel Pérez de la mano de Chaves Flores y “Joselito Torres”.

– El 10 de agosto 1989 la tomó Raúl Zorita con reses de “Jarandilla” y lo apadrinó José María Manzanares y como testigo Julio Robles.

– El 10 de agosto de 2001 tomó la alternativa Tomás Luna, con toros de “Fuente Ymbro”, apadrinando lo Enrique Ponce y como testigo” El Juli”.

– El 10 de agosto de 2005 la tomó Diego Luna con “Espartaco” como padrino y Su hermano Tomás como testigo.

También cabe mencionar que en el coso oscense hizo su ultimo paseíllo en tierras aragonesas Manuel Rodríguez “Monolete” el 11 de agosto de 1947 con toros de “Luis Calle” y toreando junto a Juanito Belmonte y Paquito Muñoz y le cortó una oreja al 5° de la tarde.

Para Francisco Rivera “Paquirri” también fue su último paseíllo en Aragón el 10 de agosto de 1984, toreo junto a “El Bayas” y curiosamente junto a su compañero de cartel en la tarde que perdió la vida “El Yiyo”, ” Paquirri” cortó dos orejas en su primer toro.

Desde que la plaza de toros se inauguró se ha celebrado ininterrumpidamente la Feria de San Lorenzo contando con primeras figuras del toreo y las mejores ganaderías.

Actualmente Tomás y Diego Luna, los dos toreros que ha dado nuestra tierra, junto al empresario taurino Tomás Entero forman Albahaca&PlataS.L. Empresa que regenta la plaza.

IMG_20150524_222446 IMG_20150524_222525 IMG_20150524_222552 IMG_20150524_222615 IMG_20150524_222636

fuente: toroshuesca.com

fotos Carlos jalle





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

Iglesia Santo Domingo

La Orden Dominica tuvo iglesia y convento en esta parte de la ciudad desde mediados del siglo XIII.
Los monarcas aragoneses favorecieron a la Orden concediéndole un importante número de privilegios y favores. El fundador del primer convento oscense fue el infante Alfonso de Aragón.
En el siglo XIV el rey Pedro IV el Ceremonioso, ante la posibilidad de una invasión de Pedro I el Cruel de Castilla, refortificó la antigua muralla de la ciudad (fosos, almenas, elevaciones de torreones y defensas, puentes…). Se hizo necesario para ello derruir el convento medieval, junto con otras casas y edificaciones que habían sido adosadas a la propia muralla. Terminada la guerra contra Castilla, el convento volvió a levantarse a finales del siglo XIV.
A finales del siglo XVII se decidió reedificar de nuevo la iglesia, construyendo la que contemplamos en la actualidad, que, a pesar decía austeridad de la fachada, forma en su interior uno de los conjuntos barrocos más armoniosos y profusamente decorados de la ciudad con un claro fin difusor del espíritu de la Contrarreforma y de exaltación de la Orden Dominica. Se trata de un tipo de decoración que se caracteriza por su carácter funcional y teatral, de belleza contorsionada y figuras expresivas y naturales.
El convento y las dependencias monásticas (claustros, espaciosas escaleras, dormitorios y celdas, biblioteca, balconadas, huertas, salas capitulares…) que debían formar un espléndido conjunto a juzgar los testimonios de la época, desaparecieron a raíz de la Desamortización del siglo XIX, conservándose únicamente la iglesia, a la que se unió la parroquia de San Martín cuando se derribó esta última.
El proyecto del templo es de 1687 y se debió al arquitecto y fraile dominico de este convento Antonio Falcón, que diseñó una planta de tipo jesuítico donde se multiplican las capillas laterales comunicadas entre si y la galería en lo alto. Las obras se finalizaron en 1695.
En el año 1997 se rehabilitó el interior del templo.

Horarios de visita: de 10’00 a 13’30 horas

  Huesca_-_Iglesia_de_Santo_Domingo_y_San_Martin_02Huesca_-_Iglesia_de_Santo_Domingo_y_San_Martin_09Huesca_-_Iglesia_de_Santo_Domingo_y_San_Martin_01DSC_2631DSC_2632        Huesca_-_Iglesia_de_Santo_Domingo_y_San_Martin_10DSC_2639DSC_2637DSC_2627DSC_2625Huesca_-_Iglesia_de_Santo_Domingo_y_San_Martin_03

Fuente: Susana Villacampa





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

CASINO/CIRCULO OSCENSE

Construido entre 1901 y 1904, el Circulo Oscense conserva su fuerza original. Atalaya y emblema de Huesca, esta joya modernista guarda el acontecer cotidiano del ultimo siglo, acaecer de luces y sombras y de fastuosas historias ciudadanas.
Nacido como sede del Partido Liberal Demócrata, impulsó en aquel cambio de siglo el ímpetu emancipador de una burguesía ansiosa por renovar caducos sistemas.
Se levantó así mismo como sede del Circulo Oscense, club social y recreativo que le da nombre, fundado en 1877.
Para su sostén, abrió salas de juego, siendo conocido como el Casino de Huesca, y comenzó a resurgir.
Alojó a la biblioteca estatal, a la primera sala de televisión, al Club de Montaña Peña Guara, al Orfeón Oscense a la Escuela de Jota y a la Peña Zoiti, pionera de la cultura local.
Lugar idóneo para celebraciones familiares y profesionales, aquí arribaron y confluyeron oscenses con inquietudes sociales, ávidos de saber y de libertad.
La pervivencia del Club Circulo Oscense lega el ambiente castizo del tradicional casino, mentidero social con aroma de café, prensa, envites y tertulias.
El Ajedrez Jaque es el otro club que desde 1947 evoca al Círculo primitivo.
Ambos comparten crónicas y espacio con la poesía, el teatro, la música y la danza.

Fuente: Ayuntamiento de Huesca
Fotos: No eres de Huesca si no….

2 3. 3 4. 4 5 6 10 11 12 13 17 18 19 20 21 22. 22 23 24 25. 26 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 47 48 030720121025591626 ca1g ca2g CÍRCULO OSCENSE Círculo_Oscense DSC_1986 DSC_1987 DSC_1991 DSC_1994 DSC_1996 IMG_20140918_101727





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

PALACIO REAL O PALACIO DE LOS REYES DE ARAGÓN

1

 

Del antiguo palacio únicamente queda una torre de planta rectangular y coronada con almenas y algunas otras dependencias ajenas al museo y que son utilizadas por este. El conjunto es conocido como Palacio Real.
El interior de la torre se transformó en el siglo XVII suprimiendo las distintas plantas que pudo tener.

En la actualidad está cubierto por dos arcadas ojivales de claro estilo gótico, en sus lados mayores presenta en arco, algunas tapiadas.
En uno de los lados menores se sitúa la denominada Torre de la Zuda, a la planta baja se llega tras descender algunos escalones bajo una interesante portada. Esta se encuentra cubierta por una bóveda de crucería cuyos nervios descansan sobre una imposta que rodea la sala, mientras que sus lados este y oeste se prolongan en sendos ardides semicirculares y posee dos pequeñas ventanas de medio punto alucinadas interiormente.
Aquí se sitúa la legendaria leyenda de la “Campaña de Huesca”. A la parte superior se accede por una escalera moderna, la sala es conocida como de Doña Petronila, por ser donde se celebraron los esponsorios de esta con Ramón Berenguer IV.
Es un espacio rectangular con sus paredes adornadas con arquerías ciegas semicirculares, sencillas en ábside y dobles en los tramos rectos, apoyadas en columnas con capiteles románicos. En la sala más alta, ya desaparecida, debió estar la capilla de San Nicolás.
Magnífico ejemplo del románico civil de finales del siglo XII.

 

DSC_1825 DSC_1826 DSC_1827 DSC_1828 DSC_1829 DSC_1832 IMG_20150501_111911 IMG_20150501_112030 IMG_20150501_112050 IMG_20150501_112140 IMG_20150501_112235 IMG_20150501_112301 IMG-20150504-WA0011 IMG-20150504-WA0012 IMG-20150504-WA0013 IMG-20150504-WA0014 IMG-20150504-WA0015 IMG-20150504-WA0016 IMG-20150504-WA0017 IMG-20150504-WA0018 IMG-20150504-WA0019





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

VALENTÍN CARDERERA

IMG-20150427-WA0007

Fue un importante historiador del arte, coleccionista y artista, además de benefactor de su ciudad natal, a la que sonó una parte destacada de sus colecciones.
Carderera nació en Huesca en el año 1796. Estudió en la universidad oscense, antes de trasladarse a Zaragoza, donde inició su formación artística en la escuela de Bellas Artes de San Luis. Una formación que continuó en Madrid, en la Real Academia de San Fernando, e Italia,  donde permaneció entre 1822 y 1831, pensionado por el Duque de Villahermosa.
A partir de 1836 inventarió,  comisionado  por el gobierno, buen número de monasterios desamortizados. Los materiales reunidos en esta tarea le sirvieron, en buena medida, para publicar su obra más importante “iconografía española” aparecida entre 1855 y 1864. Valentín Carderera es autor así mismo de la primera biografía de Francisco de Goya.
Como artista, destacó como pintor, sobre todo en el género del retrato, y dibujante.
Carderera hizo donación de sus colecciones de libros y obras de arte a diversos centros públicos, entre ellos la Real Academia de San Fernando, el museo del Prado  o la Biblioteca Nacional, cuyo legado constituye la base de su sección de grabados.
No menos generoso se mostró con la ciudad que le vio nacer. Valentín Carderera fue uno de los fundadores en 1873 del Museo Provincial, al que legó importantes obras de arte, que son todavía hoy la base de la pinacoteca del museo. Carderera donó a la biblioteca pública de Huesca destacados manuscritos e impresos, algunos de ellos de gran importancia para la historia de la ciudad.
Valentín Carderera murió en Madrid en 1880. El no fue, de todas formas, no fue el único miembro relevante de su familia, su sobrino Mariano Carderera fue quizá es pedagogo español más influyente de la segundas mitad del siglo XIX y fundador de la Escuela Normal de Huesca. La familia Carderera poseía una espléndida casa en el Coso, demolida hace pocas décadas. Desapareció así el mejor testimonio que la ciudad conservaba de esta singular dinastía de intelectuales y artistas oscenses.

Fuente Carlos Garcés Manau

IMG-20150427-WA0008

La casa Carderera que tan bonita era se desmonto y se numeraron las piedras para volverla hacer en otro sitio y se dejaron en un solar enfrente del colegio Salesianos de Huesca pero no se sabe ni como ni porque ni quien….. pero de la noche a la mañana desaparecieron y aquí no paso nada…

Se dice y se rumorea que se las llevaron unos camiones matricula de Castellon..

Pero siempre sera un misterio para todos los oscenses





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

FORMACIÓN DE LOS BARRIOS DE HUESCA

La ciudad de Huesca se formó partiendo de las puertas que tenía la muralla, el Perímetro de la muralla de unos 1800 metros encerraba una extensión de 24Ha. Los cosos, transmuro y Joaquín Costa.
Coso viene de Cursus,  lugar donde se corre. Huesca era un lugar de torneos en el medievo, carreras y diversos espectáculos.
Puertas de la muralla y con que calle corresponden :
Puerta Santo Domingo – Calle Canellas
Puerta del Alpargán – Calle Goya

IMG-20150427-WA0002
Puerta de la Alquibla – Calle Ramiro el monje

IMG-20150427-WA0010
Puerta San Vicente – Calle Lastanosa

IMG-20150427-WA0009
Puerta Remián o del Carmen – Plaza Lizana
Puerta Sirca o de San Miguel – Calle Pedro IV
Puerta San Francisco – Calle Formen
Puerta de Montearagón – La Portera .

IMG_20150427_193531

Desde la puerta situada más al este de la ciudad, la puerta de Santo Domingo que junto a la puerta del Alpargán conformaban el barrio de San Martín, de esta puerta partía una de las vías romanas hacia la capital de la Hispania Citerior, Tarraco,  que corresponde con la actual calle Lanuza.
En la puerta de la Alquibla, a los pies de la muralla, se fue configurando un barrio en torno a la plaza del Mercado en sucesión a la iglesia de San Lorenzo que formaba el barrio de Morrión y la plaza de su mismo nombre y de donde partía la segunda vía hacia Tarraco.
Contiguo al anterior, el barrio de las Herrería que creció entre las murallas y la antigua vía romana de la puerta de la Alquibla y en diagonal se dirigía hacia César Augusta.
Este barrio conectaba con la plaza Santa Clara donde se encontraba el convento de las franciscanas.
Se abrían las dos calles paralelas a la ya existente de Salas (actual calle de San Lorenzo): las calles de Población y Saco (actuales Padre Huesca y Roldán, que por cierto seguimos llamando Saco).
A continuación de Herrera en la puerta de San Francisco, crece un barrio al calor del convento del mismo nombre.
A continuación la puerta de San Vicente que no llegó a formar ningún barrio.
La siguiente puerta, la de Remián (en época visigoda hay constancia de la existencia de un templo: la iglesia de San Ciprián). Tras la conquista de la ciudad por los cristianos este barrio pasó a ser la judería ya que fue ocupado por los judíos, aquí estaban aislados y podían sobrevivir a la intolerancia y persecución de que eran objeto.
Entre la puerta de San Francisco y la puerta de Remián  se produce el primer ensanche de la ciudad: la plaza Navarra y el parque Miguel Servet. Las actuales calles de Cabestany, Cavia, Baltasar Gracián  y la línea exterior del parque reproducen el trazado de las rondas que desde la Plaza Santa Clara se dirigían a la judería.
En el interior, en la línea de la muralla, se fue configurando un largo recorrido que comunicaba los extremos y los distintos barrios.  El coso.
Desde la puerta Sicarta en el norte hasta la de Santo Domingo no se asentará ningún barrio.
En 1847 aprovechando los cosos se abrió la carretera de Barbastro desapareciendo el convento y el claustro de Santo Domingo y la plaza del Mercado que entonces estaba ubicada en el Coso Bajo.
En 1858 la carretera de Zaragoza-Francia motiva la apertura en el norte de la avenida de Monreal  uniéndose al Coso Alto, enlaza con el antiguo camino de Zaragoza, en este punto se rompe el entramado del antiguo barrio de San Francisco desapareciendo la calle y la plaza del mismo nombre y creando la calle de los Porches, la nueva plaza de San Francisco y la calle Alcoraz. La nueva plaza pasará a llamarse muy pronto plaza de Zaragoza.
En 1861 se construye la estación de ferrocarril  y aprovechando el trazado de los Porches se hace un paseo hasta la estación. Esto supuso el derribo del convento de los Carmelitas Descalzos y la incorporación a la plaza entonces de Zaragoza de la plazoleta que antecede al mismo.
A partir de aquí el ayuntamiento comienza una reforma del barrio de San Pedro con una ligereza imperdonable destruyendo de forma irreparable el ambiente de uno de los barrios más antiguos de la ciudad.
Empezó con la construcción de la calle Villahermosa, para unir el barrio con la estación y fueron derrumbando tanto las iglesias del siglo XII del Santo Espíritu y de San Salvador como las puertas de San Francisco, Alquibla y Alpargán, tan solo se salvó San Pedro y su claustro por el movimiento urbano.





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

ESCUDO DE HUESCA

Huesca ha tenido dos escudos a lo largo de la historia.

  • El escudo medieval. Siglos XIII-XIV
  • El escudo actual. Apareció a finales del Siglo XVI (entre 1587 y 1595). El 3 de junio de 2003 se le hizo una actualización.

El escudo medieval

Screenshot_2015-03-11-16-10-48 (2)

Se ignora su origen. Los primeros estudios de los que se tienen noticias son del siglo XIII.

Está formado de la siguiente manera:

  • Un lienzo de murallas con una o dos puertas; y torres cuyo número varía según las épocas (aunque generalmente son dos o tres)
  • En la parte superior izquierda aparece lo que se llama muesca, que no se sabe de forma segura lo que representa, la opinión más común es la de que se trata de una representación gráfica del llamado Salto del Roldán en la Sierra de Guara.

De esta forma, la muralla indicaría la ciudad, y la muesca el Salto de Roldan confirmaría que la ciudad representada es Huesca. Es una representación topográfica. La muesca suele llevar estrellas sobre todo en los ejemplares más antiguos.

El fondo del escudo era rojo (gules) este primer escudo se puede contemplar todavía en la portada de la catedral, el patio del ayuntamiento o en la ermita de San Jorge.

Screenshot_2015-03-11-16-11-09 (2)

 

 

El escudo moderno

Screenshot_2015-03-11-16-10-01 (2)

 

A finales del siglo XVI, se empezó a usar un nuevo escudo, al parecer por consejo del Deán de la Catedral de Huesca, Felipe Puivecino, profesor de la Universidad y gran conocedor de las antigüedades de Huesca.

El escudo se construyó básicamente con un caballero lanza en ristre, generalmente con casco y armadura.

El caballero va sin montura y el jinete es aquel que aparece en las monedas ibéricas y romanas de Huesca.

Debajo lleva la leyenda siguiente V.V. OSCA. Leyenda que aparece al pie de las monedas romanas. Se ha supuesto que este título de URBS VICTRIX OSCA (Huesca, ciudad vencedora) le fue concedido a nuestra ciudad por Julio César como premio a la ayuda que este prestó en la batalla de Lérida. Todo esto se tomó pues de las monedas romanas de Huesca.

En la parte superior izquierda, se mantuvo la muesca que tenía el escudo medieval. No obstante, este escudo, sufrió modificaciones a lo largo del tiempo, aunque de menor importancia.

 

El escudo actual

Screenshot_2015-03-11-16-10-07 (2)

Está constituido por un caballero con lanza en la mano derecha, que lleva el casco y la armadura romana. El caballero va sin la silla de montar. Todo ello, en plata (color blanco). El fondo del escudo es azul. Debajo del caballo, se observa la leyenda V.V.OSCA, también en plata. Alrededor del escudo hay una franja de color rojo, y sobre ella, inscritos los títulos que ostenta ahora la ciudad, HEROICA, LEAL E INVICTA que van en oro (color amarillo). Rodeando el escudo se halla la palma en oro y el laurel verde. Sobre el escudo la corona real (aunque tenga apariencia de ducal) adornada con perlas, rubíes y esmeraldas.

Este escudo se puede observar la escalera del ayuntamiento.





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →

LA BANDERA DE HUESCA

Screenshot_2015-03-11-16-07-59 (2)

Nuestra bandera es extraña aunque también muy bonita, tiene una historia muy especial.

Sus elementos principales son:

  • La cruz o aspa roja de San Andrés, en la que este apóstol sufrió martirio.
  • Una serie de complicados motivos de carácter geométrico, en colores blanco, rojo, amarillo y verde

Llegó a España con el Emperador Carlos V, primer monarca de la Casa de Austria. Entre los siglos XVI y XVIII, se convirtió de hecho en la bandera de España, hasta que fue sustituida por la actual rojigualda.

La cruz o aspa roja podía aparecer sobre fondo blanco (así figura todavía, por ejemplo, en la cola de los aviones militares españoles o en la bandera del Estado norteamericano de Florida, una antigua colonia de España, o bien como en la bandera de Huesca, sobre un abigarrado y colorista fondo de tipo geométrico.

En los siglos XVI y XVII, las Compañías formadas por vecinos de Huesca que el antiguo Concejo reclutaba en caso de guerra o grave peligro salían a campaña llevando ya banderas muy similares a la actual.

En esa época, no obstante, Huesca contaba con otra notable bandera o estandarte: La del Ángel Custodio, en la que figuraba, justamente, la imagen de un Ángel, como protector o tutelar de la ciudad. La Capilla de la Casa Consistorial estaba bajo la advocación de la Virgen de los Ángeles y una de las cuatro fuentes de Huesca era la fuente del Ángel.

La figura del Ángel Custodio, como una especie de patrón municipal, era relativamente común en las ciudades de la Corona de Aragón.

Fuente: Carlos Garcés Manau. Historiador

 





Categoría: Nuestras cosicas

Dejar un Comentario (0) →
Page 3 of 3 123