Blog

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE SALAS

primera

Está situada en medio de las huertas de la ciudad, concretamente en las huertas de Almeriz, de ahí su primera advocación a la Virgen de las Huertas.

Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1951

Se creé que empezó a construirse hacia 1196 o 1200 y concluyó hacía 1209/1210.

Jaime I le otorgó Privilegio de Protección por los muchos peregrinos que allí acudían.

Guarda a la Virgen románica de Salas a la que Alfonso X “El Sabio” le dedicó diecisiete de sus cántigas, fue a la Virgen que más dedicó.

En el siglo XVI se construyó sobr el pórtico una hospedería en estilo mudéjar, hoy desaparecida.

En 1989 se descubrieron pinturas de estilo gótico representando una figura central con aura y dos personajes en el muro sur de la cabecera y en la bóveda dos santas.

Sagradas Formas de Salas

En el año 1727, iban muy adelantados los trabajos de reedificación de la Iglesia de Nuestra Señora de Salas. El arquitecto José Sofí dirigía los trabajos. Y cuando desmontaron el altar, dedicado a San Juan, encontraron una cajita que contenía cuanto se había depositado en el ara el día de su consagración. El Cabildo de la Catedral supervisaba el proceso de las obras. Cuando los canónigos llegaron a Salas, recibieron de la mano del arquitecto la cajita encontrada. La abrieron y en ella, hallaron un pequeño pergamino, unas reliquias de San Máximo y San Basilio y un finísimo pañito blanco en el que se guardaban dos formas consagradas.

El Obispo de la diócesis D. Pedro Gregorio de Padilla convocó una reunión de teólogos y doctísimos varones de la ciudad.

Leyeron el pergamino que contiene los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, la primera fase de cada uno de los cuatro evangelios. El título de San Juan a quien se dedicaba el altar, las reliquias que se guardaban y las dos formas consagradas que en él se depositaban; junto con el nombre del Obispo consagrante. Todo ello había sido hecho el 16 de marzo de 1314.

A todos les pareció un hecho milagroso que las formas hubiesen permanecido más de cuatro siglos, encerradas en el ara del altar, sin corromperse. Y, en consecuencia, el Obispo dispuso:

  • Que las reliquias se guardasen en el Armario de las Reliquias de la Catedral.
  • Y que las formas se conservasen en un vasito de cristal, cerrado con plata. Dentro de una cajita que confiaba al cuidado del Cabildo, quien las conservaría en el altar mayor de dicha Catedral.

salas (1) salas (3) salas (4) salas (5) salas (6) salas (8) salas (11) salas (12) salas (13) salas (15)

Fuente: web románico aragonés y Cabildo de la Catedral de Huesca.

Fotos: Mavi Cófrades





Categoría: Redolada

Dejar un Comentario (0) →

Dejar un Comentario

*